PALOMITAS EN EL CINE

Es una costumbre muy extendida, sin duda. Pero… ¿cuál es su origen?

Pues proviene de los Estados Unidos de Norteamérica, como tantas y tantas costumbres impuestas por su poderío económico.

Resulta que entre 1929 y 1933 —la época de la Gran Depresión— más de trece millones de norteamericanos se encontraban en el paro. Y el principal medio de evasión era el cine, un espectáculo accesible para todos los bolsillos. Así que la población acudía en masa a las salas de proyección.

Y mientras visionaban la película comían algo, como hacían en sus hogares. Pero sus limitados recursos solamente les permitían comer algo muy barato. Y si algún alimento abunda en los USA son los granos de maíz. ¿Qué podía ser entonces mejor que las palomitas de maíz?

El público se las traía de casa, pero las propias salas empezaron muy pronto a ofrecerlas.

Muy pronto las salas de proyección obtuvieron beneficios de hasta el 2.500% por la venta de palomitas. Si a esto añadimos que el punto de sal nos crea una sed que podemos combatir comprándoles un refresco… un exito sin duda alguna.

Arriba Copyright © 2014 Fema Desarrollos, todos los derechos reservados. | Política de privacidad | Sitio creado por Vualaá
Enlaces Sociales:
FACEBOOK
TWITTER